Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2010

Recién me había sentado en el tren a Barcelona -ha sido en la estación de Vic – que ya venía con considerable retraso, el revisor ha parado el tren porque una joven de un grupo algo tonto, estudiantes en Vic, ha usado la palanquita para abrir la puerta a una señora que bajaba corriendo las escaleras para cogerlo. El revisor les exigía que bajasen y se han negado. Ahí ya se ha armado. El revisor, yo creo que por orgullo no dejaba partir el tren si no bajaban y ellos que no bajaban, que habían pagado y aunque los jóvenes estos sean unos estúpidos mimados y más tranquilos estaríamos sin ellos hablando tonterías, creo que razón tenían en eso. Finalmente han venido los mossos pero no los han bajado… Tal vez una amonestación… Han estado largo rato discutiendo y parecía uno de esos programas de la televisión. Bien, no lo he escuchado todo… pero no creo que el revisor haya hecho bien deteniendo todo el pasaje por algo así. Hemos llegado casi una hora tarde… He estado pensándolo y bien mirado todo ha sido culpa de la señora, que sin duda debe ser de esas personas que son como una especie de gafe y arman embrollo en todos lados.

 

Anuncios

Es un performer al que puedes ver en Las Ramblas de Barcelona normalmente. A veces lo encuentro de camino. Hoy habia colocado un tubo de cartón saliendo de su mochila y sobre él ha enganchado un orinal azul. De la mochila ha colgado un cartel que decía: “La meva bogeria personal es la resposta a la imposada bogeria general…” (mi locura personal es la respuesta a la locura general impuesta). Caminaba por la calle, avanzando, retrocediendo y dando vueltas para llamar la atención. He escuchado como uno decía que estaba un poco loco. Yo no creo que esté loco…

Ja ja ja

… viajar, siempre se viaja…

… el gat en claroscur…

… el estado del mundo…

la avia al tren somia que és jove

David DʼEboli presentando BLANC en la libreria RAS.

 

Al llegar me hizo sonreir esto:

“El dinero equilibra las cosas”

Llegando a la biblioteca, me han dado una octavilla y acababa de hacer la foto cuando se me acerca una señora para comentarme el asunto. “Si – le digo -, pero esto hace mucho que sucede, lo que pasa es que ahora os lo quieren meter en casa… Ella ha farfullado algo y se ha escapado.